Aceite facial, un producto parecido al serum

Por qué yo siempre uso Aceite Facial

La semana pasada te hablaba sobre el mejor serum facial (puedes ver el artículo aquí). Hay mucha gente que confunde un serum facial con un aceite facial; y, querida lectora, no son lo mismo.

Es cierto que muchos serums faciales que encontramos en cualquier perfumería vienen presentados en formato aceite. Pero eso no los convierte en un aceite facial. Por eso, hoy vengo a hablarte de lo que son los aceites faciales.

¿Qué es el Aceite Facial?

A diferencia de un serum facial, el aceite facial es extraído de frutos y plantas aromáticas para obtener beneficios cosméticos. Cuando hablo de aceite facial, estoy refiriéndome a los aceites vegetales y esenciales.

Has de saber que aquí no hay cabida para los aceites minerales. Son los que tienen ingredientes derivados del petróleo (siliconas, parafina, etc…); son tratados químicamente dando un resultado muy agradable en nuestra piel, pero muy perjudicial para ella. Normalmente, estos aceites minerales dejan la piel con una textura aterciopelada, pero no aportan ninguna nutrición o hidratación ya que taponan los poros.

Aceites vegetales, un buen cosmético facial

Los aceites vegetales proceden de los frutos, semillas y otras partes de las plantas. Son muy ricos en vitaminas, minerales y ácidos grasos totalmente imprescindibles para la piel. Hidratan y nutren tanto como una crema facial. Incluso, algunos más que una crema.

Los aceites esenciales suelen proceder de las flores y los pétalos de las plantas aromáticas. Son extraídos por destilación y rápido enfriamiento. Con mucha cantidad de flores se consiguen pequeñas cantidades de estos aceites prodigiosos.

Los mejores beneficios del aceite

Los mejores beneficios del aceite

Supongo que a estas alturas ya conoces los múltiples beneficios que nos aporta cualquier aceite facial. Pero quiero contarte tres cosas que me parecen importantes:

– El aceite facial actúa en el interior de tu piel impidiendo que ésta pierda el agua y, por tanto, la hidratación. Hace una especie de barrera, convirtiéndose así en el el mayor anti-deshidratante que existe. En este sentido, es mucho más eficaz que cualquier serum o crema.

– No puedes utilizarlo sólo. Es cierto que hidrata mucho tu piel, pero carece de agua. Por eso, siempre debes aplicarte crema después del aceite. Además, notarás mejor los efectos de tu crema porque penetrará más profundamente en tu piel, gracias a la aceite facial.

Aceite facial o serum. Considero que no es bueno sobre cargar a nuestra piel de productos. El hecho de que te apliques muchos productos no multiplica los efectos sobre tu piel. Por eso, es aconsejable que utilices uno u otro. Y si te entra el ansia viva por usar los dos, mi consejo es que te apliques el serum por la mañana y el aceite por la noche.

Y las pieles grasas, ¿también pueden utilizar aceite?

Es una pregunta muy frecuente entre las chicas que tenéis este tipo de piel. Pero, tranquilas, porque los aceites vegetales y esenciales se pueden utilizar perfectamente en estos tipos de piel.

Nos están diciendo siempre que utilicemos cosméticos oil-free para evitar la aparición de granitos y la secreción de sebo. Pero, claro, los aceites que provocan esos efectos tan desagradables son los aceites minerales.

Así que, si tu piel es mixta o grasa, no te sientas fuera de este artículo porque para tí también hay aceites faciales estupendos.

De hecho, uno de los más recomendados para este tipo de pieles es el Aceite de Jojoba (uno de mis favoritos, sin duda. Yo tengo la piel normal, tirando a seca). En general, es un aceite indicado para todo tipo de pieles; pero, es muy recomendable para pieles grasas porque regula la secreción sebácea.

Aceite facial, el oro líquido de la cosmética

Y si te gusta variar teniendo la piel mixta/grasa, otros aceites que también pueden funcionarte son los de Argán, Onagra, Avellana o Geranio si quieres reducir la secreción de sebo. Pero si prefieres purificar tu piel, te aconsejo el aceite de Manuka o el de Comino Negro. Para el tema de regular el acné está el archi conocido aceite de Árbol de Té, y también te sirve el aceite de Tomillo.

Cómo y cuándo aplicar el aceite

Ya sabes que tienes que aplicarte el aceite facial antes de tu crema hidratante o nutritiva. Una de las preguntas más frecuentes que me hacéis es si un aceite facial deja la piel con sensación grasa. La respuesta es NO. No, porque como tiene una capacidad de rápida absorción no deja ningún residuo en la superficie de la piel. Por este motivo, tampoco deja brillos.

También surgen muchas dudas a la hora de saber si esto me lo absorbe rápidamente la piel, o no. El tiempo de absorción depende mucho del peso molecular del aceite que estés utilizando. Para que nos entendamos, en un plazo máximo de 15 segundos tus células han absorbido del todo el aceite.

Existe una pequeño mito, y yo también tenía esa duda, sobre si se puede utilizar el aceite facial por la mañana. Por aquello de la luz solar y las posibles manchas que puedan salir en la piel. Es algo completamente inventado; porque puedes utilizarlo por las mañanas. Eso sí, tienes que aplicarte protección solar después. Pero bueno, eso es lo que hacemos siempre, no?.

¿Cómo usar el aceite facial?

Está claro a estas alturas que un aceite facial funciona como un serum (más o menos… ya me entiendes). Pero a continuación te dejo una muestra de los muchos usos que puedes darle al aceite facial:

– Como sustituto de un serum. Te pones 2-3 gotitas en tus dedos, friccionas calentando y extendiendo el producto, y lo aplicas a toquecitos por todo tu rostro y cuello.

Aceites esenciales, aptos para utilizar en el rostro

– Como potenciador de tu hidratante. Sí, puedes echar 2-3 gotas en tu crema hidratante y así incrementarás su efecto sobre tu piel.

Primer. Este uso me encanta. Especialmente, para la gente que tenemos la piel seca, es un primer fabuloso porque suaviza fija mucho el producto a la piel y la suaviza. La prepara para todo lo que le pongas encima. Prueba este truco y cuéntame qué tal se ve tu iluminador, si es que lo has necesitado 😉

Primer de labios. Sí, también en los labios. Especialmente si vas a aplicarte un labial fijo de esos que te dejan los labios pelados, como me pasa a mi.

Sobre la piel húmeda incrementa notablemente la hidratación: cuando la tienes húmeda después de haberla limpiado, y antes de secarla, echa unas gotitas de aceite.

Antes de hacer deporte o ir al gym: te protegerá la piel en tu sesión de entrenamiento. Notarás menos los desagradables efectos tirantes que deja el sudor.

– También lo puedes utilizar en zonas concretas que tengas deshidratadas (barbilla, nariz, etc.). O para iluminar otras zonas que tengas apagadas (mejillas, arco de cupido). Como ves, tiene múltiples usos… ¿se te ocurre alguno más?.

No está nada mal el aceite facial, ¿verdad?. Cuéntame, ¿utilizas alguno?, ¿cuál es el que más te gusta?, ¿o no te atrevías a utilizarlo por aquello de “cómo voy a ponerme eso en mi cara”?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *