Exfoliación corporal

Exfoliación corporal: una rutina para hacer todo el año

Acaba de empezar el mes de Septiembre, uno de mis meses favoritos del año, y me llama la atención el hecho de que todo el mundo habla de hacer una puesta a punto en nuestra piel con una exfoliación corporal.

Es cierto que cuando comenzamos una nueva estación debemos preparar nuestra piel; también hay que hacerlo cuando estamos a punto de finalizarla. Pero, mi pregunta es, ¿qué pasa el resto del año?, ¿no es necesario hacer una exfoliación corporal cuando nos lo pida nuestra piel, independientemente de si estamos en verano o en invierno?

Hoy vengo a hablarte de la exfoliación corporal y por qué debemos hacernos esta rutina con frecuencia.

¿Por qué es necesaria una exfoliación corporal?

Hay muchas personas a las que les da mucha pereza aplicarse cualquier producto cosmético sobre la piel del cuerpo. Pero, querid@ amig@, todo nuestro cuerpo, de la cabeza a los pies, necesita mimos y cuidados por igual.

Seguro que ya sabes que nuestra piel se regenera cada 28-30 días. Eso significa que las células están constantemente naciendo, creciendo y muriendo. Si no retiras las células muertas de tu piel notarás, con el paso del tiempo, cómo tu piel se va apagando; y ya puedes gastarte todo tu sueldo en productos cosméticos carísimos, que no conseguirás ningún resultado.

Cuando la piel corporal no está cuidada envejece y se muestra menos elástica, ajada e, incluso, menos suave. Además, con el paso del tiempo llegan a aparecer manchas muy feas a nivel visual.

Por eso, es totalmente necesario que dediques tiempo también a tu cuerpo y te realices una exfoliación corporal e hidratación. Es un tratamiento realmente sencillo y rápido, que te da unos resultados inmediatos y espectaculares en tu piel.

La exfoliación corporal y sus beneficios

Lo primero que notarás es una piel mucho más radiante, flexible y, sobre todo, suave; al eliminar las células muertas consigues acelerar la regeneración celular, eliminar las impurezas que pueda tener y también activar la micro circulación sanguínea.

Pero es que, además, con una exfoliación corporal consigues que los productos cosméticos que te apliques sobre tu piel, penetren mejor y, por tanto, te harán efecto (hidratar, reafirmar, etc.).

Piel suave tra la exfoliación corporal
Exfoliando tu piel obtienes resultados inmediatos

Otro beneficio que te va a encantar, es que realizando una exfoliación corporal con la frecuencia adecuada, consigues prevenir la flacidez de tu piel, manteniéndola joven y sana.

Al limpiar la piel en profundidad estás estimulando el sistema linfático, algo totalmente necesario para mantenerte con unas buenas defensas al fortalecer tu sistema inmunológico.

Cuando te haces una exfoliación corporal en las zonas más rugosas de tu cuerpo, tales como codos, rodillas, talones, manos y pies, verás de forma inmediata cómo se eliminan las rugosidades producidas por la piel muerta.

Seguro que alguna vez has sufrido la aparición de los desagradables pelitos incrustados en la piel. Bueno, pues dile adiós a esto con la rutina de la exfoliación corporal.

7 Consejos para una exfoliación corporal perfecta

Ya sabes que esta rutina es totalmente necesaria si deseas mantener una piel perfecta. Pero no puedes olvidar estos consejos que te ayudarán a evitar consecuencias no deseadas:

1. Jamás te hagas una exfoliación corporal si has estado tomando el sol, acabas de depilarte y, mucho menos, si tu piel está irritada, incluso con alguna herida.

2. Tienes que saber cada cuánto tiempo puedes hacerte una exfoliación corporal. Si tu piel es seca no la hagas más de 1 vez por semana. En el caso de una piel grasa, puedes hacerlo 2 veces por semana.

En las pieles sensibles no es aconsejable hacer una exfoliación corporal más allá de 1 vez al mes. Además, en estos casos tienes que prestar un poco más de atención a la hora de elegir el producto adecuado para ti; evita los exfoliantes corporales con sales del mar y otros productos abrasivos.

Piel radiante tras una exfoliación corporal
Si aún no conoces cuál es tu tipo de piel, aquí te ayudo a descubrirlo

3. No utilices el mismo producto exfoliante para todas las partes de tu cuerpo. Por ejemplo, un exfoliante corporal tiene los granos más gruesos que uno facial; y un exfoliante para los pies es aún más grueso que para el cuerpo. También los exfoliantes para las manos tienen sus peculiaridades.

Compra los exfoliantes cosméticos adecuados para cada zona de tu cuerpo.

4. La exfoliación corporal debe realizarse sobre la piel mojada. Si ves o escuchas por ahí que también puedes hacértela con la piel seca ten mucho cuidado; esto puede irritar tu piel.
Y si decides hacértela, sea cual sea tu tipo de piel, no la hagas más de 1 vez al mes.

5. Jamás combines un exfoliante corporal con otro tipo de cremas cosméticas que ejerzan una acción exfoliante como, por ejemplo, las cremas que tienen retinol.

Si mezclas estos productos es muy fácil que tu piel se irrite considerablemente.

6. Olvídate de los mitos que dicen que si te exfolias tu piel perderás el bronceado. El resultado que obtienes exfoliándote la piel es justo lo contrario; te ayudará a prolongar tu bronceado.

De hecho, es muy aconsejable realizar una exfoliación corporal antes de recibir cualquier tratamiento en la piel, anticelulítico, reafirmante, etc…

7. No todas las zonas de nuestro cuerpo están preparadas para recibir una exfoliación corporal. Evita siempre exfoliarte el contorno de los ojos, el escote y el pecho.

Tipos de exfoliantes corporales

Cuando decidimos hacernos una exfoliación corporal, el mercado nos ofrece mil y un productos con diferentes texturas, acabados, precios…

Entonces nos surge el dilema, ¿cuál compro?.

No te preocupes, no son tantos los tipos de exfoliantes que puedes encontrarte en una perfumería. Básicamente, encontrarás estos tres tipos:

– Scrub: yo creo que cuando decimos la palabra “exfoliante” inmediatamente vamos a este tipo de producto. Se trata de una base cremosa o en gel, con una cantidad considerable de micro partículas que son las que realizan la exfoliación en tu piel. Las partículas pueden ser de sal, huesos de frutos como albaricoque o uvas, microcistales, etc.

Es el tipo de producto exfoliante más habitual, ya que puedes encontrarlo tanto para la cara como las manos, los pies o el cuerpo.

Mascarilla peel off
Otra forma de realizar una exfoliación corporal

– Gomage: es un tipo de exfoliante facial (yo no he visto este tipo de producto para otra parte del cuerpo). Se trata de un gel viscoso que tras dejarlo aplicado, con el paso del tiempo se endurece y reseca. A la hora de retirarlo es como una “careta” que se ha formado en nuestro rostro; lo que todo el mundo conoce como máscara peel off.

– Peeling: el peeling es una exfoliación química que emplea productos con unos determinados componentes, tales como la urea o los Alfa Hidroxi Ácidos (AHA). Estos ingredientes ayudan en el proceso de descamación de la piel.

Generalmente, este tipo de tratamientos se realizan en centros de belleza especializados.

Exfoliación corporal paso a paso

Es una rutina realmente sencilla. Tan sólo debes tener en cuenta estas pautas:

Moja tu piel con agua caliente. Si lo haces en la ducha será mucho mejor porque el vapor del agua ayudará a abrir los poros de tu piel.

– Coge una porción de producto y aplícatelo realizando movimientos circulares y ascendentes. No aprietes demasiado para dejar al producto que realice bien su función.

Aclarate con abundante agua. Dúchate normalmente si estás realizando una exfoliación en tu cuerpo.

Exfoliación corporal e hidratación
Nada como un buen tratamiento hidratante después de una exfoliación corporal

Hidrata tu piel. Mímala después de liberarla de las células muertas.

– Date una buena mascarilla o tónico si estás exfoliando tu rostro.

Disfruta del espectacular resultado que has obtenido con la exfoliación corporal.

Cuéntame, ¿eres de las que siente mucha pereza a la hora de exfoliar tu piel?, ¿haces la rutina de exfoliación con frecuencia?, ¿tienes algún truco que quieras compartir?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *