Tipos de piel

Tipos de piel, cómo identificarlos correctamente

   

Un día estaba tomando café con una amiga mía y empezamos a hablar de cosmética, maquillaje y todo eso que tanto nos gusta a las mujeres. Me di cuenta de que ella, que es una mujer que no se maquilla, no sabe describir su piel; pero lo ignora porque desconoce cuales son los tipos de piel que existen!!

Así que, al llegar a casa me puse a buscar por Internet blogs que hablasen de los diferentes tipos de piel que se conocen y me sorprendió mucho la poca información que encontré sobre este tema que, por otro lado, me parece fundamental para poder utilizar la cosmética adecuada.

¿Conoces tu piel?. Si te lo pregunto, ¿sabes decirme qué tipos de piel existen?

No debemos olvidar que la piel es el órgano principal del cuerpo. A lo largo de nuestra vida sufre cambios debidos no sólo al envejecimiento, que también, si no por agentes externos, nuestros hábitos de vida, alimentación, etc... Incluso, en un mismo año podemos experimentar modificaciones en nuestra piel que nos "obligan" a cambiar los tipos de productos cosméticos que debemos utilizar para cuidarla. En principio, los tipos de piel se determinan de forma genética. Pero, como digo más arriba, pueden sufrir cambios por múltiples causas.

Antes de hablar de los tipos de piel con detalle vamos a hacer una prueba muy sencilla para determinar cuál es nuestro tipo de piel.

Si no tienes nada de idea sobre esto de lo que te estoy hablando y estás dispuesta a gastarte una pasta, además de dejar que experimenten en tu piel, puedes someterte a un test cutáneo para. Te lo pueden realizar en muchos sitios, pero siempre bajo inspección médica. ¿Sabes cómo te hacen las pruebas de alergias que puedas tener?; sí, todas esas sustancias que te inyectan para observar cómo reacciona tu piel... bueno, pues algo así pueden hacerte también para determinar qué tipo de piel tienes.

Pero te aseguro que no hace falta llegar a eso para que tú misma/o puedas reconocer qué tipo de piel tienes y, en consecuencia, utilizar los tratamientos cosméticos adecuados además de hábitos de vida saludables.

Esta prueba es tan sencilla como te la detallo a continuación:

Primero: Elimina todo el maquillaje que tengas en tu rostro. Lava tu cara con un jabón suave y secala. Esto elimina la grasa y todas las partículas que se han ido acumulando en tu piel a lo largo del día.

Segundo: Espera unas 2-3 horas sin realizar nada en tu cara. Por supuesto, no te apliques ningún producto cosmético. Trata de no tocarte la cara. ¿Por qué esperar este tiempo? Porque es el tiempo en el que, más o menos, tu piel regresa a su estado natural (a veces lo hace en el plazo de una hora, pero no pasa nada por esperar un poco más).

Tercero: Una vez pasado el tiempo que te digo en el paso 2 viene la hora de la verdad. Presiona ligeramente las partes de tu cara (mejillas, frente, barbilla y nariz) sobre una superficie lisa y brillante como un espejo o cristal. Si no tienes este artilugio a mano, puedes utilizar un tisú aunque igual no se ve tan claro el resultado. Presta atención a cómo queda de "manchado" el cristal o el tisú en la zona de la frente, nariz y barbilla.

Ahora ya podemos hablar de los diferentes tipos de piel sana que existen. Básicamente, son cuatro. Os hablo de ellos con detalle:

PIEL NORMAL

Definición

Es una piel que está equilibrada puesto que no es ni demasiado grasa ni demasiado seca. También denominada eudérmica, se mantiene protegida debido a que sus secreciones sudoral y sebácea son normales. Es la piel típica de niños y jóvenes, ya que es flexible y resistente.

Cómo la identificamos

Las principales características de este tipo de piel son las siguientes:

  • Es una piel fina, lisa, sin arrugas y elástica.
  • Color rosado uniforme con un brillo mate moderado.
  • Presenta un aspecto fresco y luminoso con apenas poros visibles, ya que los que se ven están cerrados y son pequeños, finos. Tampoco tiene imperfecciones.
  • La superficie está lubricada y humedecida aportando un tacto suave, aterciopelada y flexible.
  • Soporta bien los jabones.
  • Es resistente con los factores climáticos tales como el viento o el frío, puesto que no se descama.
  • Reacciona fácilmente al pinzamiento.

PIEL SECA

Definición

Es un tipo de piel que produce menos sebo que la piel normal. Al no producir tanto sebo, la piel seca carece de los lípidos necesarios para retener la humedad y así poder protegerse de las agresiones externas.

Tenemos que saber que la piel está perdiendo agua continuamente. Es de sobra conocida la transpiración: pérdida activa de agua de las glándulas provocada por el estrés, la actividad y/o el calor. También debemos conocer la pérdida de agua que sufrimos todos los días debido a la forma natural y pasiva que tiene la piel para esa pérdida, por difusión, de medio litro de agua. Esta pérdida inevitable viene desde las capas más profundas de la piel.

La hidratación de nuestra piel depende totalmente de la cantidad de agua que ésta aporte al interior de las capas más profundas, demás de la transpiración.

Como anécdota a tener en cuenta, es importante saber que a medida que vamos envejeciendo, nuestra piel, sea del tipo que sea, tiende a secarse.

Entonces, ¿por qué algunas personas tienen la piel seca?: básicamente, por la ausencia de factores hidratantes naturales tales como urea, aminoácidos y ácido láctico, que facilitan el trabajo de enlazar el agua. También por la ausencia de ceramidas, ácidos grasos y colesterol, que son necesarios para tener una buena barrera de retención de la humedad.

Cómo la identificamos

Bien, ¿cómo sabemos si nuestra piel es seca?: antes de aventurarnos a dar un diagnóstico sobre nuestra piel seca, tenemos que saber que existen tres grados de sequedad en este tipo de pieles:

a) Piel seca: tiene un aspecto apagado y se nota tirante, frágil y áspera.
b) Piel muy seca: presenta descamación leve con un aspecto áspero con sensación de tirantez e, incluso, posible picor. También es más sensible a la irritación, el enrojecimiento y el riesgo de infección.
c) Piel extremadamente seca: presenta aspereza, descamación, aspecto cuarteado, callosidades en determinadas zonas del cuerpo (manos, pies, codos y rodillas). Lo más habitual es que este tipo de piel se presente en personas mayores.

Cabe destacar aquí que una piel seca puede que también esté deshidratada debido a todo lo que explico más arriba sobre hidratación. Por ello, es totalmente desaconsejable utilizar productos cosméticos agresivos con una piel seca, la tengamos, o no, deshidratada.

Qué provoca todo esto

¿Por qué se seca la piel?. Son varias las causas que pueden provocar sequedad en la piel:

  • Envejecimiento: esta es la principal causa de una piel seca.
  • Factores hereditarios: a veces es cuestión de genética, simplemente.
  • Sequedad ambiental excesiva: cuando nos encontramos en un ambiente especialmente seco se produce una evaporación excesiva del agua de nuestra piel con la consecuencia de la disminución de humedad en ella. También puede ocurrir en determinadas estaciones del año (el invierno es muy propenso a secarnos la piel) e, incluso, una habitación cerrada con calefacción puede provocarnos el mismo efecto.
  • Resultado de alguna enfermedad: algunas enfermedades dan como resultado la sequedad de nuestra piel. Ejemplos son el acné, la psoriasis, un eczema e, incluso, el hipotiroidismo puede provocarnos sequedad en nuestra piel.

Comida sana para una piel saludable

  • Alimentación: una alimentación inadecuada provoca falta de humedad en la piel. Especialmente, si nuestra alimentación carece de vitamina B7, biotina, vitamina A, vitamina C y zinc.
  • Factores químicos: Si utilizamos productos de higiene personal demasiado agresivos y durante mucho tiempo, podemos provocar una sequedad importante en nuestra piel.

Cómo prevenimos

Vamos con unos consejos para prevenir la piel seca:

  • Es muy importante, fundamental diría yo, beber agua con frecuencia. Ya sabemos las recomendaciones de los médicos con los dos litros mínimo de líquidos diarios.
  • Algo que ya se empieza a ver (no sé si por moda o porque realmente la gente está dándose cuenta de lo bueno que es) son los cuidados naturales: utilizar productos de higiene corporal adecuados, a ser posible, libres de detergentes y alcoholes resulta muy beneficioso para la vida de nuestra piel.
  • Cuando nos secamos la piel frotando la toalla estamos favoreciendo su envejecimiento y sequedad. Es mucho mejor secarnos con ligeras presiones para que el algodón de la toalla absorba la humedad, sin frotar la piel.
  • Utilizar cremas y productos cosméticos que aporten mucha hidratación a nuestra piel. En el caso de las pieles secas, son aconsejables los productos untuosos.

PIEL GRASA

Definición

Es un tipo de piel que produce un exceso de grasa. Esta hiper producción se denomina seborrea.

Cómo la identificamos

Se caracteriza porque es una piel que está brillante debido a esa súper producción de grasa; tiene los poros bastante visibles y grandes, y además está como engrosada y pálida. Es propensa a tener comedones y diversas formas de acné. Además, es una piel que tiende a estar sensible, deshidratada (no olvidemos que muchas veces confundimos la grasa que expulsa nuestra piel con hidratación. Es un grave error que nos lleva a cuadros de deshidratación importantes).

Qué provoca todo esto

Las causas que llevan a la piel a ese exceso de producción de grasa, la seborrea, pueden ser varias:

  • Genética: es cierto que influye pero debemos saber que, a medida que pasan los años, la piel tiende a secarse, tal y como he comentado más arriba.
  • Cambios y desequilibrios hormonales: es frecuente encontrar en la adolescencia este tipo de piel, más que en la madurez. Todos sabemos que los cambios hormonales pueden provocar una excesiva secreción sebácea, la seborrea. Esta seborrea puede ser causada por el acné.
  • Obesidad: no debemos olvidar que la obesidad es un exceso de acumulación de grasa en nuestro cuerpo. A veces, este exceso de sebo se manifiesta saliendo al exterior.
  • Medicación: al igual que pasa con la piel seca, algunas enfermedades y los medicamentos para paliarlas pueden provocar esta reacción en nuestra piel.
  • Estrés: son de sobra conocidas por todo el mundo las malas consecuencias que nos traen para nuestra salud el estrés.
  • Alimentación: es fundamental llevar una alimentación correcta para todo. En el caso de la piel grasa, si llevamos una alimentación pobre en vegetales y con muchos alimentos de origen animal como carnes muy grasas y/o mariscos, puede provocarnos esa desagradable consecuencia.
  • Cosméticos comedogénicos: ya sabéis que están muy de moda los productos cosméticos no comedogénicos; de hecho, hablar de ellos supondría otro mega post. Simplemente, sabed que los cosméticos comedogénicos son aquellos que obstruyen los poros de la piel y, por tanto, impiden la salida de la "grasa" y, por tanto, favorecen la aparición de espinillas y, con el tiempo, la piel va empeorando.

Cómo prevenimos

Sí, pero, ¿cómo podemos prevenir la seborrea? Pues aquí os dejo algunos consejos muy útiles:

  • Cuida mucho tu alimentación: lleva una dieta rica en antioxidantes y aceites grasos omega 3. Puedes encontrar estos componentes en las verduras de color brillante, los pescados azules y los frutos secos, entre otros. Evita tomar grasas y azúcar porque dan lugar a una piel grasa.

Vida saludable

  • Haz ejercicio físico: y no te creas que tienes que hacer grandes actividades o cosas complicadas. Es tan sencillo como tener una rutina para caminar. Es importante que te duches después de practicar deporte para eliminar el sudor y las bacterias. Si dejas que se acumulen, pueden causarte más problemas en la piel.
  • Bebe mucha agua para hidratar tu piel: ten en cuenta que el agua detiene las erupciones cutáneas dándole a tu piel una proporción adecuada entre agua y aceite. Es muy bueno beber agua con limón ya que te mantiene hidratado y es rico en antioxidantes y vitamina C. Bébelo por las mañanas en ayunas.
  • Utiliza cosméticos sin aceites y no comedogénicos. Lava tu rostro dos veces al día con jabones neutros (ten en cuenta que si utilizas productos fuertes para reducir la grasa y el brillo, tu rostro producirá mucho aceite debido a la sequedad que provoca su uso excesivo). Si no te funciona un jabón neutro y básico, prueba con productos que tengan peróxido de benzoilo o ácido salicílico. Evita los tónicos, porque normalmente son para pieles normales o secas.
  • Si te maquillas, utiliza previamente una base en polvo para proteger tus poros.
  • No utilices lociones o cremas frías para desmaquillarte. Estos productos están diseñados para hidratar la piel seca y pueden dejarte una capa grasosa en la piel que facilita la acumulación de aceite y aparición de acné.
  • Duerme con una toalla limpia sobre tu almohada cada noche. Esto ayuda a que absorba el aceite que podría producir tu rostro, además de evitar que las bacterias se acumulen en tu almohada. Una toalla limpia mantiene tu rostro limpio.

PIEL MIXTA

Definición

Es un tipo de piel bastante más común de lo que imaginamos puesto que combina los dos tipos de piel anteriores (incluso, en algunas zonas puede que sea normal).

Cómo la identificamos

Una piel mixta se identifica porque tiene la denominada "zona T" (frente, nariz y barbilla) con la piel grasa y el resto con la piel normal a seca. Cuidado, porque muchas veces también está deshidratada. En esta "zona T" los poros están agrandados y tal vez con algunas impurezas.

Querid@ lector/a, espero que este artículo te haya aclarado cualquier duda que pudieras tener sobre los diferentes tipos de piel sana que podemos tener. Déjame algún comentario si deseas que iniciemos debate; y si te ha gustado, comparte en RRSS. También puedes encontrarme en Twitter e Instagram.

2 comentarios en “Tipos de piel, cómo identificarlos correctamente”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *