Los 3 mejores consejos para una correcta rutina facial

Rutina facial, los 3 mejores consejos para que sea eficaz

Me gusta mucho leer artículos relacionados con la rutina facial; me encanta probar productos nuevos para la limpieza y cuidado de mi piel. Pero, si yo te pregunto ¿sabes decirme cuáles son los mejores productos para una rutina facial con los que conseguir una piel perfecta?, ¿qué me responderías?.

Hoy vengo a hablarte de la rutina facial. Lo más sencillo para mi sería contarte cuál es la rutina que yo sigo, qué productos utilizo, cómo me funcionan y cuándo me los aplico. Pero, querido/a suscriptor/a, no quiero ser una más en la interminable lista donde la gente muestra lo que usa.

Y es que a la hora de elegir el producto adecuado para nuestra piel, tenemos que tener en cuenta una serie de cosas. Así que, ponte cómoda/o porque esto que voy a contarte te interesa, y mucho.

Consejo 1: Escucha a tu piel

Seguro que si acabaras de aterrizar en la tierra y empezaras a buscar información sobre qué es eso de la rutina facial, lo primero que te encontrarías sería un gran número de sitios donde te dicen que tienes que conocer tu tipo de piel. Pero eso ya lo sabes, fijo. De todas formas, te invito a que visites este artículo sobre el tema; te ayudará a ubicarte si no lo tienes muy claro.

Observa tu piel para elaborar una correcta rutina facial

Cuando hablo de escuchar a tu piel me refiero a que tienes que conocer cómo se encuentra en cada momento. No olvides que tu piel es un órgano del cuerpo que reacciona a los cambios climatológicos, según cómo estés de ánimo e, incluso, a cómo es tu alimentación.

Y estos cambios pueden producirse casa seis meses, con la llegada de una nueva estación o también cada día; depende de cada piel y de cada persona.

Para que te hagas una idea, yo tengo mi piel normal tirando a seca pero en invierno, cuando hace especialmente frío se me pone muy sensible y se enrojece con nada. Cuando estoy viviendo alguna situación de estrés mi piel reacciona segregando un poco de sebo, más de lo normal (que es “nada”).

Por eso, ante estos cambios que puede que tu piel sufra a lo largo del año, tienes que saber qué productos darle para su limpieza e hidratación.

Consejo 2: Utiliza los productos que TÚ necesitas

Esto que acabas de leer en el título parece obvio pero créeme cuando te digo que la publicidad y las modas tienen demasiado poder.

En tu rutina facial es fundamental aplicar los productos que necesita tu piel.
Es fundamental que utilices los productos que tu piel necesita para una correcta rutina facial

Yo entiendo que si la marca “X” lanza un nuevo producto y te lo meten hasta en la sopa en las Redes Sociales, es fácil que termines picando y comprándolo. Eso nos ha pasado a todas y a todos, y no sólo con productos de cosmética. Y, ojo, no estoy diciendo que sea algo negativo; al contrario, cada vez salen al mercado productos más agradables, suaves y muy respetuosos con nuestra piel.

Pero nunca debes olvidar lo que a ti te funciona. Y te hablo yo, que me encanta probar cosas nuevas y tengo una interminable lista de deseos con productos que quiero probar. Eso sí, jamás pierdo la base de mi rutina, lo que realmente me funciona.

Voy a contarte una situación muy cotidiana: imagina que necesitas comprar una crema hidratante porque la tuya está a punto de terminarse. Llegas a la tienda donde quieres comprarla y te atiende una dependienta; ¿a que muchas veces ni se fija en ti para aconsejarte sobre la mejor crema para tu tipo de piel y, sobre todo, para tus necesidades?. Y, a parte de eso, si te ven joven te dan una crema para gente joven, sin más. Eh, oiga, que hay mujeres que a los 25 años ya empiezan a tener arrugas!, ¿no pueden utilizar una crema antiarrugas porque eso es para las que tenemos más de 40?, ¿no te parece una tontería esa manera de etiquetar las pieles por la edad?.

Por eso, tienes que encontrar lo que tú necesitas, no lo que la marca “X” te dice que tienes que darte.

Consejo 3: No te saltes ningún paso

Otra cosa que escuchamos hasta la saciedad, es que no debemos saltarnos ningún paso de la rutina facial porque con eso conseguimos una piel perfecta. Y es cierto, aunque también te digo que eso de piel perfecta sólo existe en Photoshop y en la gente que por genética, sólo por genética, consigue llegar a la tercera edad sin código de barras.

No dejes ningún paso atrás en tu rutina facial

El objetivo más importante de todo esto de la rutina facial no es tener una piel perfecta; consiste en tener una piel cuidada, hidratada y que envejece de manera muy natural.

Para conseguir ese objetivo, no debes saltarte ningún paso de la rutina facial. En realidad, no son tantos paso como nos quieren hacer creer ahí fuera, con la gran cantidad de productos que nos enseñan todos los días a través de la publicidad.

No te agobies, los pasos más importantes, tanto por la mañana como por la noche, son limpieza e hidratación a diario, y con un plus de exfoliación junto a una mascarilla una o dos veces por semana (o más, recuerda el comienzo de este artículo).

Si quieres ver un ejemplo de productos y pasos, a continuación te cuento cuál es mi rutina facial.

Mi rutina facial

No voy a empezar a hablarte de los productos que utilizo, cómo me los aplico y qué me parecen; eso sería muy pesado para un artículo escrito como éste. Sólo te hablaré de los pasos que sigo en mi rutina facial. Eso sí, siempre le doy preferencia a las marcas low cost, porque considero que hoy en día nos ofrecen productos de muy buena calidad a unos precios más que adecuados. Sólo es cuestión de buscar el producto necesario.

Por la mañana...

Lo primero que hago en mi rostro es limpiarlo. Utilizo varios productos, en función de cómo esté mi piel o el momento del año en que nos encontremos. Los principales productos que utilizo para la limpieza matutina son:

  • Leche limpiadora y tónico: me gusta mucho la sensación de frescor que me aportan a la piel. Es como si la despertaran. La leche me deja una sensación de limpieza muy agradable, y el tónico, además de reestablecer el pH de la piel, me aporta un confort inigualable a ningún otro producto cosmético.
  • Espuma limpiadora y tónico: este producto, la espuma, lo utilizo cuando he tenido una mala noche y necesito espabilarme más deprisa. También es un producto muy habitual en mi rutina matutina durante el verano.
  • Aceite desmaquillador y tónico: me lo doy en esos días en que mi piel me pide a gritos un plus de hidratación. Y la verdad es que casi nunca lo utilizo para desmaquillarme.
  • Gel limpiador y tónico: es un producto ideal para utilizar entre la leche y la espuma limpiadora. Da un frescor espectacular y me deja una sensación de limpieza increíble.

Y luego va la hidratación, que básicamente la realizo con una crema de contorno de ojos y una buena crema hidratante. Si en algún momento noto la piel más seca, me aplico un sérum o aloe vera.

… y por la noche

Otra vez llega el momento de la limpieza e hidratación. Si no me he maquillado aplico los mismos productos que por la mañana (no todos, claro; solo alguno de los puntos de más arriba), y si me he maquillado, entonces desmaquillo y limpio mi piel:

  • Primer paso: desmaquillo mis ojos con un bifásico.
  • Segundo paso: desmaquillo mi rostro con un producto al agua, con o sin jabón. Puedes ver cuál estoy usando ahora aquí.
  • Tercer paso: limpio mi rostro con mi Foreo.
  • Cuarto paso: hago un segundo paso de limpieza con agua micelar.
  • Quinto paso: tonifico mi piel con agua termal.

Y a partir de este momento, de nuevo la hidratación. Contorno de ojos, serum (utilizo cuarenta y ocho mil texturas y tipos de serum, desde aceites hasta formatos en crema concentrados, líquidos, etc. Ya sabes que me gusta probar de todo) y crema de noche.

Dos veces por semana me hago una exfoliación en mi piel y me aplico una mascarilla; te hablaré de las que utilizo en otro post, que lo merece, porque las mascarillas faciales son un mundo maravilloso.

Como ves, tampoco es muy complicado elaborar una rutina facial. Sólo es cuestión de tener muy claro qué es lo que necesita tu piel e ir probando hasta dar con los productos que te funcionan. ¿Tú has encontrado los tuyos?, compártelos en comentarios. Me encantará leerte y responderte.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *