Limando asperezas en los talones

La importancia del cuidado de los pies

Hoy vengo a hablarte de algo que mucha gente no hace por falta de tiempo, ganas e, incluso, por pereza. Me refiero al cuidado de los pies. Y no estoy refiriéndome sólo a tener unos pies perfectos, si no más bien a tenerlos hidratados y descansados para que soporten mejor cada jornada.

En invierno suelen ser los grandes olvidados; como siempre están calzados es difícil que saquemos tiempo para cuidarlos. Y cuando llega el verano empezamos a darles cremas y potingues con la esperanza de que se pongan preciosos para lucir mejor esas sandalias que tanto nos gustan.

Pies cuidados en unas bonitas sandalias

Querid@ lector/a, déjame que te diga que eso es un grave error. Los pies también forman parte de nuestro cuerpo y merecen, como poco, cuidados semejantes a nuestras manos o, incluso, nuestra cara.

En este post voy a contarte cuál es la rutina que sigo yo con el cuidado de los pies. Es algo que hago durante todo el año. Cuando llega el verano y me apetece ponerme sandalias, no tengo que estar preocupada de si se ven los talones secos o las uñas no están correctamente. Y ya verás cómo te animas a hacerla tú también por lo sencilla, fácil y económica que es.

Pero antes, déjame que te cuente qué puede ocurrir si no haces un cuidado correcto de tus pies.

Problemas que aparecen cuando no hacemos un correcto cuidado de los pies

Cuando no cuidas tus pies adecuadamente pueden aparecer una serie de problemas que son fáciles de evitar haciéndoles un poco de caso, además de una buena prevención. Piensa que los pies soportan todo el peso de tu cuerpo, y muchas veces los sometemos a fuertes presiones estando mucho tiempo de pie con esos zapatos imposibles pero ¡¡tan bonitos!!.

Algo que puede pasarte cuando no haces un correcto cuidado de los pies puede ser esto:

  • Talones agrietados o secos: la piel de los pies es más gruesa que la del resto del cuerpo, pero no por ello debemos dejar de prestarle atención. Si no la hidratas lo necesario es fácil que tus talones acaben agrietándose. Y no sólo es una cuestión estética, es que además pueden producirte dolor al caminar; y si las grietas son profundas hasta pueden llegar a infectarse.
  • Callos y durezas: aparecen en las zonas de nuestro pie como mecanismo de defensa ante una rozadura continuada o una fuerte presión también continua. No son más que un exceso de células de piel muerta que se acumulan en la zona afectada, lo que los expertos llaman una hiperqueratosis. También es bueno que cuides tus pies para minimizar lo máximo posible su aparición.
  • Juanetes: son de sobra conocidos por todas, ya que una gran parte de la población, principalmente femenina, los padecen. Lo más habitual es que aparezcan de manera hereditaria, pero también pueden salirnos si abusamos de taconazos y zapatos estrechos.

Mi rutina del cuidado de los pies

He de decirte que yo no tengo los pies más perfectos del mundo, ni mucho menos. Pero sí que desde hace bastantes años los cuido con mimo.

A lo largo de mi vida he probado muchas marcas de cremas y tratamientos específicos para los pies. Y desde un tiempo hasta ahora, he decidido decantarme por marcas low cost; porque encuentro productos muy interesantes que me dan los resultados esperados.

He leído y visto por la red a muchas chicas que apenas le dan importancia al cuidado de los pies y no utilizan ningún producto específico para ellos. Tan sólo se dan crema (cuando se acuerdan) pero utilizan la misma que para el resto del cuerpo. Es un error importante. Piensa que las necesidades de la piel de tus pies son muy específicas.

De hecho, si te fijas en los ingredientes de las cremas para el cuidado de los pies, siempre llevan uno que no aparece, por ejemplo, en cremas corporales o faciales, a no ser que sean para un tratamiento específico. Se trata de la urea. Podría hacer un post entero para ella, pero para que tengas una idea de lo que es, se trata de un ingrediente que actúa sobre la piel impidiendo la pérdida de agua a través de ella. Vamos, que es un potente hidratante; algo que necesitan, y mucho, tus pies.

Cuidado de los pies diario

Yo cuido mis pies diariamente, cuando me ducho, todos los días del año aplicándome dos cremas:

  • Primero me aplico un gel cuyo componente principal es el ácido salicílico en las zonas donde tengo más durezas.
  • Y después me doy mi crema hidratante para ellos. No utilizo la misma en invierno que en verano. En verano siempre me aplico una más potente porque al estar los pies más tiempo descalzos se secan más.

Cuidado de los pies quincenal

Cada dos semanas dedico un rato a realizar una rutina que me funciona muy bien y me deja una sensación de confort excelente en mis pies, además de hidratarlos en profundidad y dejarlos bonitos. Te invito a que alguna vez lo hagas:

Mi rutina del cuidado de los pies
Mi rutina del cuidado de los pies
  • Baño: tengo una bañera específica para el cuidado de los pies. A parte de descansarlos muchísimo (también la utilizo cuando he tenido un día de mucho jaleo y mis pies se han resentido), los deja totalmente relajados porque les hace un masaje en la planta.
    La lleno de agua, le echo un puñado de sal gorda y otro producto. Si tengo sales de baño mejor, pero si no, utilizo un poco de gel de baño. Pongo en marcha el masajeador y los dejo ahí en remojo y con el masaje unos 10-15 minutos.
  • Exfoliación: antes de secarlos me aplico un exfoliante para pies.
  • Suavidad: aplico una lima podológica sobre ellos.
  • Hidratación: por último, me doy una crema muy especial con efecto spa. Eso ya es lo más, quedan extremadamente relajados.

Cuidado de los pies mensual

Una vez al mes utilizo unos patucos hidratantes para los pies. Aunque, a veces, no los compro y me hago una mascarilla casera a base de vaselina y zumo de limón. Estos tratamientos los dejo actuar durante toda la noche con unos calcetines de algodón puestos.

También, a veces compro los patucos exfoliantes (no te recomiendo que los utilices en verano, porque durante unos días estás mudando la piel y no podrías ponerte sandalias), especialmente cuando termina el verano. Éstos los uso unas 2-3 veces al año.

Cuidado de los pies bimestral

Acudo al podólogo cada 2-3 meses para que sea él, como médico, el que me elimine las durezas (sí, yo tengo durezas... abusé de tacones cuando era adolescente 🙁 ) y haga una puesta a punto más profesional.

Pies perfectos

Con esta rutina que te cuento hoy, he conseguido que mis pies estén suaves, cuidados y, sobre todo, muy hidratados. No son, como digo, los pies más bonitos del mundo, pero sí los más relajados y mimados.

¿Tú también tienes alguna rutina para el cuidado de tus pies?, déjame un comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *